¿Van a intentar quedarse?

187

La Ley que impide las reelecciones de 90 intendentes es objetada política y jurídicamente. Pocos ponen las manos en el fuego por su constitucionalidad.

Las reformas al régimen electoral bonaerense que sancionó la legislatura en 2016 para limitar las reelecciones, impidiendo que Intendentes, Concejales, Senadores y Diputados tengan más de dos mandatos consecutivos es el eje de un fuerte debate político y jurídico con final abierto.

La norma fue acordada entre los diputados y senadores que responden a María Eugenia Vidal y el Frente Renovador, para modificar la Ley Electoral bonaerense y la Ley Orgánica, con la idea de terminar con los “intendentes feudales” de la Provincia. Una ley hecha “a medida” de un objetivo político que incluyó un artículo donde se dejó asentado expresamente que tomaba en cuenta “el período actual” como “el primer mandato”.

Hoy, de los 135 intendentes bonaerenses, unos 90 tienen vedado, presentarse por un período al frente de sus comunas, es decir que no pueden pelear sus reelecciones. A menos de un año para las elecciones 2021, ese dato empieza a tener efectos concretos sobre la gobernabilidad de los municipios.

Se descuenta que la mayoría de los que deben dejar sus cargos en 2023 buscarán lugares en las listas legislativas. Pero esos cupos son limitados: hay 138 bancas que se renuevan por mitades: 69 y 69. Muchos se quedarán sin el pan y sin la torta. Pero, a medida que avancen los mandatos, empezarán a padecer los efectos de la pérdida del poder absoluto a nivel municipal.

Por eso, y por la debilidad jurídica de la Ley, muchos consideran que tiene los días contados.

Entre los intendentes hay un consenso generalizado en torno a que la correa que los mantiene sujetos no es muy fuerte. La reforma a la Ley Orgánica de las Municipalidades que impuso los límites a los mandatos en 2016 es objetable jurídicamente y se sabe que es cuestión de tiempo hasta que alguien lo plantee en la Suprema Corte de la Provincia.

El rechazo a la aplicación de la Ley sobre los mandatos de intendentes electos en 2015 surge de dos cuestiones: la primera tiene que ver con la “retroactividad” que se busca imponer a la norma. “Los intendentes que aduzcan que juraron con la Ley Orgánica de 2015 tienen un argumento razonable allí”, señaló a INFOCIELO un constitucionalista versado en derecho municipal.

La segunda tiene que ver con que la Legislatura no debería poder legislar sobre otro poder del Estado, en este caso el Municipal, sin que éste preste consentimiento explícito, a riesgo de que se plantee un “conflicto de poderes”. Por eso las cuestiones relacionadas a las reelecciones y los límites de los mandatos suelen tratarse en el marco de Asambleas Constitucionales.

Algunas fuentes especulan que ese requisito puede hacer muy engorroso el debate sobre la constitucionalidad. Por ejemplo, se puede presumir que un intendente que haya sido legislador y que hubiera votado a favor de la ley, habría prestado de esa manera su consentimiento.

Lo que subyace detrás de ambos problemas es la siempre discutida –y negada- autonomía de los municipios bonaerenses. “Cada municipio debería poder dictar su propia Carta Orgánica, contemplando su régimen electoral de manera autónoma”, señaló otra fuente muy calificada ante la consulta de este portal.

El problema es que la Constitución trata ese asunto de una manera bastante concluyente que pocos tienen en cuenta. El artículo 190 señala claramente que a cargo de la Municipalidad hay “un departamento ejecutivo unipersonal y un departamento deliberativo, cuyos miembros, que no podrán ser menos de seis ni más de veinticuatro, durarán cuatro años en sus funciones, renovándose cada dos años por mitad y serán elegidos en el mismo acto que se elijan los senadores y diputados, en la forma que determine la ley”.

Para más datos, el inciso 5 del artículo 191 aclara que “el ciudadano a cargo del departamento ejecutivo durará cuatro años en sus funciones. Para desempeñar este cargo se requiere ciudadanía en ejercicio y las condiciones necesarias para ser concejal”.

Es decir que la Carta Magna bonaerense no contempla las reelecciones de los intendentes bajo ninguna modalidad. El constitucionalista bonaerense Iván Tenaglia, toda una autoridad en la materia, señala en su trabajo Constitución de la Provincia de Buenos Aires que no se trata de una omisión accidental, puesto que el debate legislativo dentro de la Asamblea contempló el tema de las reelecciones y lo rechazó de plano.

Se trata de un debate extremadamente complejo y ni siquiera los más conocedores se animan a dar un veredicto definitivo. “La mitad de la biblioteca dirá que sí, la otra dirá que no”, admiten. Lo que queda claro es que nadie apuesta un duro por la continuidad de esas restricciones.

Fuente: infocielo.com

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here