“VOLUNTARIOS EN ACCIÓN” REALIZÓ OBRAS EN LA ESCUELA 1

14

El lunes al mediodía se presentaron las obras realizadas en la Escuela Primaria N° 1 a través de la tercera edición de “Voluntarios en Acción” de Tenaris, una acción que por primera vez se realizó en Zárate.

El intendente Osvaldo Cáffaro fue parte del acto junto al director de Tenaris Javier Martínez Álvarez y la directora del establecimiento escolar, Mariel Amante.

En su discurso, el Intendente Cáffaro destacó la sensibilidad de la empresa Tenaris, que “hay que saber sumar” y remarcó el trabajo de directivos y docentes que “pelearon y gestionaron esta ayuda”.

“Estas acciones ayudan a generar nuevos vínculos, el voluntariado, la cooperación, es lo que buscaban nuestros próceres”, dijo Cáffaro.

Por su parte, Javier Martínez Álvarez destacó lo orgulloso que estaba de la empresa como así también del esfuerzo desinteresado de muchas personas que trabajaron para poner en valor la escuela.

“Poder ser parte de esta iniciativa y esfuerzo de estar construyendo con la comunidad tiene una potencialización muy grande, porque la inversión llega directamente a la gente”, señaló Javier Martínez. De esta manera felicitó a todos quienes participaron y pidió a los presentes, que “cuiden esta escuela”.

La directora del establecimiento Mariel Amante, agradeció a Tenaris, a los trabajadores, docentes y padres por la tarea del voluntariado y destacó el clima de trabajo que se generó en estas jornadas del sábado y domingo pasado.

En total, participaron 350 personas de manera voluntaria en las obras realizadas en la Escuela N° 1. Tenaris invirtió 100 mil dólares en remodelarla, desarrollando tareas de pintura total de la escuela en su interior y exterior, remodelación del patio y el mástil, construcción de jardines, espacios recreativos, tareas de electricidad, nuevos baños de mujeres y varones, reacondicionamiento de calefactores, bancos y sillas nuevos, pintura de los pizarrones, apertura de una puerta de emergencia sobre la calle Rivadavia, remodelación de mobiliario y puesta a nuevo de todo el sistema de seguridad de la escuela con la colocación de matafuegos en los pasillos.

El voluntariado estuvo integrado en su mayoría por empleados de Tenaris, a quienes se sumaron padres de alumnos, docentes y vecinos en general.