CARTA ABIERTA DE GUELVENZÚ A CAFFARO

10

CARTA ABIERTA A OSVALDO CAFFARO:
Engaños, corrupción y campaña sucia

Escribo esta carta abierta de cara a los vecinos para dejar en claro no solo mi posición, sino también la de miles de limeños y zarateños que estamos cansados de los engaños, ocultamientos, mentiras y falta de gestión del intendente  Osvaldo Cáffaro, a quien desafío para enfrentar públicamente en un debate.

Este pasado viernes Osvaldo Cáffaro, mediante un funcionario del gabinete quiso implementar una de las tretas clásicas a las que nos tiene acostumbrado siempre antes de  las elecciones. Tratar de responsabilizar a otra persona de los errores que comete y de la falta de gestión.
Según los dichos del funcionario, hace unos días hubo un intento de usurpación en un predio lindero al Colegio Nacional. Osvaldo Cáffaro armó entonces una operación mediática para instalar la idea de que fui yo quien incitó a la gente a tomar el predio. Doble ganancia para él: Se saca el problema de otra toma de terrenos (algo que nunca pudo ni quiso resolver) e intenta dañar al candidato de Mauricio Macri para la intendencia.

Pero es mentira. Y las mentiras tienen patas cortas. Ésta mentira, y todas las demás.

Voy a decirlo claramente: la verdad del problema de las usurpaciones es que nuestro Intendente negocia (a oscuras) dinero por villas miserias. Es decir, que le dan a Cáffaro dinero para hacer obras públicas a cambio de permitir la toma de terrenos que descompriman conflictos en otros lugares del conurbano.

El PLAN CAFFARO es terrible y macabro, pero es fácil de entender: nuestro intendente, aquél que debería protegernos desde el Estado, nos traiciona y nos entrega atados de pies y manos frente a la inseguridad, el crimen, el delito y el narcotráfico. El negocio de Cáffaro es el siguiente:

·         Hace las obras públicas buscando que la gente del centro lo aplauda y lo vote (contratando empresas de afuera y dejando muchos de nuestros vecinos sin cumplir su sueño de trabajar)
·         Genera asentamientos de gente carenciada a quien nunca le llegará agua potable, cloacas, asfalto, ni nada. Pero que la presionan para que también lo voten, caso contrario les sacan los terrenos y los Planes Sociales.
·         Luego buscan a un candidato con buena intención de voto y le echan la culpa.

Todos los días estoy visitando vecinos en los barrios. Toco timbres, entro a las casas, charlo con ellos. Las cosas que me cuentan son terribles, y dicen que el intendente no los escucha. Osvaldo Cáffaro hace mucho que no camina por calles que no sean las de Puerto Madero.
Cáffaro se olvidó de la gente. Ocho años de gobierno terminaron de alejarlo definitivamente de los vecinos.

Por esto mismo quiero desafiar a Osvaldo Cáffaro a un debate público. Dónde y cuándo quiera, en el lugar que se sienta mas seguro, y bajo las condiciones que desee. Un funcionario público, que no es un semi-dios sino un administrador de lo que es de todos, tiene la obligación de atender a la demanda de la sociedad. Porque en una demo-cracia, el poder es de los ciudadanos.

Seguramente podamos conversar con Osvaldo Cáffaro, también de cara a la opinión pública, cómo es que el narcotráfico se instaló en Lima y Zárate, y de quién son los punteros políticos que venden la droga en los barrios. Quién los dejó entrar, y a cambio de qué.

Quizás podamos hablar del delito organizado, de los asaltos a las casas, y de los robos y desarmaderos de autos y motos.  Aunque también podemos hablar de presupuesto municipal, de las empresas que hacen las obras públicas, del hospital y la salud, y de tantas cosas más que la gente me cuenta cuando la visito.

Y quizás pueda preguntarle, en términos personales, hace cuánto que no mira a un ciudadano a los ojos, y le pregunta cómo esta viviendo.

Quizás, de este modo, el vecino comience a ver la verdad de las cosas en nuestra Ciudad y entonces decida libremente si quiere cuatro años más de este sistema o si busca definitivamente un CAMBIO.

JULIAN GUELVENZU
Precandidato a Intendente
PRO / Cambiemos