CICLO DE CINE EN EL ALMACÉN CULTURAL

19

El Ciclo de Cine para las Escuelas que lleva adelante el Almacén Cultural Cooperativo por décimo año consecutivo no tiene antecedentes en el país, no solo por el sostén que significa el lapso de tiempo transcurrido sino también por los contenidos  que en materia conceptual ofrece a niños y adolescentes.

Considerando que la matrícula escolar de un gran número de escuelas públicas viene arrastrando problemas relacionados con la exclusión y la marginalidad que el Estado trata de subsanar con planes de asistencia familiar y educativa, como la A.U.H (o sea asignación universal por hijo) y otros para el secundario, paradójicamente esta solución provoca un complejo problema educativo cuyo origen además de familiar reside en el mismo ámbito social del que proviene.

Si bien la situación en nada es comparable a las consecuencias de la crisis de finales del 2001 cuando la escuela asume –diríamos que heroicamente- la responsabilidad de alimentar y no solo educar a una masa de niños imposible de cuantificar, ocurre ahora otro fenómeno que incide en la subjetividad del niño y más aún del adolescente que deriva del uso extendido de celulares, computadoras y medios de comunicación que les saturan de contenidos basura en un abuso a la intimidad de los que no están protegidos y que escapan a los fines mismos de la educación. En este aspecto el problema atañe a todo el ámbito educativo, público y privado y si consideramos que es más grave en la escuela pública quizás lo sea porque es allí, precisamente, donde recala esa matrícula que el Estado se esfuerza por incluir y que es sin duda prioritario.

Lograr en primer término la atención, evitar su dispersión y lograr que participen en los contenidos de la propuesta, resuelta principalmente con el predominio de la imagen y la acción dramática, exige una selección permanente que, en muchos casos, solo en base a prueba-error  es posible subsanar. Por poner un ejemplo: la película “¿Dónde queda la casa de mi amigo?” de procedencia iraní trata un tema muy sencillo. Un niño busca durante las tres cuartas partes del film la casa de un compañerito de su escuela rural al que el maestro amenazó castigar por llegar tarde; ha olvidado el cuaderno y no lo encuentra luego de recorrer una distancia a pie considerable por pequeños poblados.. Finalmente hace la tarea por el otro y ya en el aula, al día siguiente, deja el cuaderno al alcance del compañero quien lo entrega justo a tiempo al maestro .

La película aborda tangencialmente otros temas, como la escasa sensibilidad de los adultos frente a la niñez y los ámbitos de interés contrastados y expuestos con total claridad para que el niño lo advierta.

La participación del adolescente es todavía más complicada porque, en muchos casos, el celular actúa como un imán insustituible y hay que derrotar su atractivo interesándolo con la imagen, el tema, la trama y la misma acción dramática que a lo largo del Ciclo se propone.