GUELVENZÚ Y EL 18F

12

“Las circunstancias que rodean la muerte del fiscal Alberto Nisman configuran una realidad que debemos enfrentar sin dilaciones, partidismos o mezquindades.

Se trata de un golpe durísimo para nuestra democracia que debe ser aclarado. Nuestra exigencia por conocer la verdad debe hacerse oír estemos donde estemos.

En ese sentido, la marcha prevista para el próximo 18 de febrero constituye un hecho de gran relevancia que debemos acompañar.

La movilización en silencio es en verdad un grito de justicia. Una justicia que el pueblo argentino reclama para Nisman y tantos otros casos que van quedando impunes en nuestro país.

La marcha no sólo expresa la indignación sino que en sí mismo es un compromiso cívico para la Argentina que queremos. No podemos cruzarnos de brazos.

La democracia y el futuro de nuestros hijos nos impulsan hacia delante. No hay más lugar para el temor, la persecución, la intolerancia y la muerte.”

 

Julián Guelvenzú