CONDENAN A UN POLICÍA A 14 AÑOS POR MATAR A SU PAREJA

16

Un policía fue condenado a 14 años de prisión por el homicidio de su pareja, una joven promotora que en 2006 apareció muerta de un balazo en la cabeza dentro de un auto en la localidad bonaerense de Campana, aunque continuará en libertad hasta que quede firme el fallo.

La sentencia fue dictada esta tarde por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 del Departamento Judicial Zárate-Campana, que condenó al oficial Gabriel Omar García (38) por el “homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego” de su pareja Mariana Sánchez (22).

“Fueron ocho años muy duros, así que estoy medianamente conforme porque al principio de la investigación el asesino era un testigo y ahora este hombre quedó como acusado”, dijo a Télam Graciela Centurión, madre de la víctima, tras conocerse la sentencia.

El fiscal Camilo Quiroga había solicitado en los alegatos que el efectivo sea condenado a 18 años de prisión, lo mismo que había pedido la abogada de la familia de la víctima, Laura Del Cerro.

En la resolución, los jueces Daniel Rópolo, Elena Bárcena y Guillermo Guehenneuf descartaron por unanimidad la hipótesis que en un primer momento investigó la Policía y la Justicia respecto a que la joven se había suicidado.

“Siempre supe que no fue así. Ahora me deja tranquila saber que para la Justicia el que la mató fue García”, afirmó Graciela.

El fallo del tribunal, al que tuvo acceso Télam, tuvo en cuenta el alegato de la abogada Del Cerro, representante de la familia de la víctima, quien aseguró que el condenado “no pudo concebir que Mariana hubiese decidido dejarlo”, por lo que colocó el arma de fuego sobre la sien derecha de la promotora y disparó.

El TOC 2 calificó como “infantil” a la versión que García dio respecto a que había entrenado a la joven en el manejo de armas de fuego, ya que “nadie de los conocidos o allegados” a ella sabían de esas circunstancias, ni siquiera los amigos del policía.

Para los jueces, García “mintió sin reparos para acomodar la situación a su favor, por supuesto ayudado por todos sus compañeros policiales, tanto oficiales como peritos” que, ante la versión del oficial, “no hicieron nada para investigas otras hipótesis diferentes”.

“La relación asimétrica que se produjo a favor del imputado en la investigación de parte de la Fuerza de Seguridad interviniente, por sobre la víctima y su familia, resulta vergonzante para un estado de derecho”, señalaron en la sentencia.

En tanto, el juez Rópolo indicó en su voto que el homicidio de Mariana fue “un claro caso de violencia de género en el que el procesado no aceptó que su posición dominante en la pareja se viera sesgada por el abandono que proponía” la joven.

Tras la sentencia, a la cual no concurrió el efectivo apodado “Gato”, los padres de la víctima y sus familiares aplaudieron la decisión del tribunal.

En la sala estuvieron acompañados por integrantes del Programa Nacional de Lucha Contra la Impunidad de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación y del Centro de Protección de Derechos de la Víctima (CPV) del Ministerio de Justicia provincial.

El hecho ventilado durante el juicio ocurrió el 17 de agosto de 2006, en el interior del auto Renault 11 gris del policía García, el cual se encontraba estacionado en el McDonald’s de Campana.

En aquella oportunidad, el acusado, que prestaba servicio en la comisaría 1ra. de Escobar, declaró que hubo una discusión porque él pensaba dejar a Mariana, a raíz de lo cual, ésta reaccionó golpeándolo con sus puños hasta dejarlo semi inconsciente.

Mariana, según el relato de García, se dirigió al asiento trasero del vehículo y tomó el arma reglamentaria del efectivo con la que se disparó un balazo en la cabeza.

De acuerdo a las fuentes, la joven fue trasladada de urgencia por los Bomberos de Campana hasta el Hospital San José, donde murió debido al tiempo que había transcurrido con pérdida de sangre.

Sin embargo, el policía tuvo varias contradicciones que llevaron a imputarlo como autor material del homicidio de la muchacha, quien trabajaba como promotora en el supermercado Norte.

Además, sus amigas afirmaron que, en realidad, ella pensaba en cortar la relación porque García estaba casado y, aunque él le dijo que estaba en trámite de divorcio, unos meses antes había tenido un hijo con su esposa.

Los investigadores también consideraron que la víctima pesaba 55 kilos y García 98 y que la promotora desconocía sobre manejo de armas como para poner el cargador, quitarle el seguro y disparar.

La madre de la víctima contó que mientras su hija agonizaba, el acusado no llamó a la ambulancia ni a un médico, sino a “otros policías para pedirles consejos sobre cómo proceder”.

“Si hubo encubridores que también vayan a juicio y sean condenados. No puede ser que todavía haya policías que taparon un homicidio y sigan en funciones”, concluyó la madre de Mariana.

FUENTE: Telam