Subsecretaría de Salud difunde medidas para prevenir el rotavirus

27

Dr-Claudio-Gregoris

El subsecretario de Salud municipal, Dr. Claudio Gregoris, confirmó esta mañana que un Rotavirus fue el causante de la muerte en un mes de cinco niños de entre 8 y 13 meses de edad en un hospital de la localidad de Malvinas Argentinas, según determinaron expertos del Ministerio de Salud provincial.

Así se lo informaron el jueves por la tarde a Gregoris y todos los responsables de Salud de las ciudades que integran la Región Sanitaria V en una reunión que se desarrolló en La Plata.

El titular de Salud, que en la conferencia de prensa estuvo acompañado por los doctores Luciano Negri, director de Atención Primaria, y Martín Gutiérrez, director de Administración y Epidemiología, señaló que en Zárate no se produjo ningún caso y que “no es una epidemia”.

“Estos casos llamaron la atención porque se produjeron todos al mismo tiempo y en el mismo lugar”, dijo Gregoris, y luego explicó que en la provincia no se produjo un aumento en la cantidad de casos detectados.

Los responsables de Salud indicaron que el rotavirus es muy contagioso y la causa más común de diarrea severa en niños y que “es muy importante que los padres de menores de 1 y 2 años, ante la presencia de síntomas, acudan al médico o a un centro de salud lo más rápido posible”.

Recomendaciones

Para prevenir trastornos gastrointestinales es indispensable lavarse las manos con agua y jabón varias veces al día, sobre todo antes de preparar la comida y tomar contacto con un bebé, y después de cambiarles los pañales.

Si se está en lugares donde no hay acceso al agua y jabón, conviene utilizar alcohol en gel.

La vacuna contra el rotavirus fue incorporada el mes pasado al calendario nacional de inoculaciones gratuitas y obligatorias, con otras dos contra la varicela y el meningococo. Estas nuevas vacunas comenzarán a aplicarse a partir del año próximo a 1.500.000 chicos menores de dos años y se suman a las 16 que integraban el calendario.

El Estado nacional invierte aproximadamente 27 millones de dólares al año en atender esta problemática. La medida de incorporar la vacuna contra el rotavirus al calendario nacional, obligatorio y gratuito, se estima que generará una reducción en los costos de alrededor del 56 por ciento.

¿Qué es el rotavirus?

Este virus produce una infección intestinal (o gastroenteritis) que es la causa más común de diarrea severa en niños, especialmente entre los 6 meses y 5 años de vida. En los casos más graves, la deshidratación generada puede llegar a ser mortal.

Los adultos también pueden infectarse, aunque la enfermedad tiende a ser leve.

Este virus es muy contagioso, por lo que cualquier niño puede contagiarse.

¿Cómo se transmite?

El rotavirus puede sobrevivir durante varias horas en las manos, y durante días en superficies sólidas como mesadas, pasamanos, utensilios, etc. La principal vía de contagio es la fecal-oral, por lo que puede ser:

– De persona a persona: Esto ocurre cuando una persona sana toca partículas de materia fecal de una persona infectada con el virus, y sin darse cuenta las introduce en su boca (por ejemplo, por no lavarse las manos adecuadamente).

La persona que padece la enfermedad mantiene su poder infeccioso en la materia fecal durante una semana.

– Consumo de agua o alimentos contaminados con el virus. Contacto con superficies en las que perdura el virus (un pañal, un juguete, ropa de cama, etc).

¿Cuáles son sus síntomas?

Básicamente, se manifiesta como una gastroenteritis de 3 a 8 días de duración, con:

– Vómitos explosivos.

– Diarrea acuosa a repetición (hasta 20 deposiciones por día).

– Fiebre.

– Dolor abdominal.

El mayor peligro es la deshidratación, la que puede llegar a provocar la muerte, en especial en los bebés y niños pequeños. Por eso, ante la presencia de estos síntomas es importante  acudir al médico rápidamente a un centro de salud.

Si el niño no tolera el tratamiento de hidratación oral (por vómitos) puede ser internado para recibir hidratación por vía endovenosa.

 ¿Cómo se puede prevenir?

Tomar medidas de cuidado e higiene ambiental que incluyan todos los  utensilios y también los alimentos:

– Lavarse las manos con agua y jabón, en especial después de ir al baño y/o cambiar pañales, y antes de comer.

– Consumir agua segura. Si no hay seguridad de que el agua sea potable, es preciso hervirla o potabilizarla con dos gotas de lavandina por cada litro de agua.

– Mantener la lactancia materna durante el primer año de vida de los bebés, ya que disminuye el riesgo de contagio de esta infección en un 50%.

Frente a cuadros de gastroenteritis (diarrea y/o vómitos) se recomienda aumentar la frecuencia de la lactancia (leche materna) en el caso de los bebés, y brindar permanentemente agua a los niños más grandes, a fin de evitar la deshidratación, antes y después de realizar la consulta con el médico.

También ofrecerles una alimentación adicional y adecuada y/o recibir más leche materna al día, durante dos semanas como mínimo. Esto le ayudará a recuperar al niño la energía perdida como consecuencia de la afección.

Asimismo, se recomienda que los niños con diarrea no asistan a la guardería o jardín maternal, a fin de evitar el contagio hacia otros niños.