Inauguración de galpón cultural De la Riestra 4

Municipio inauguró “Costa Tango – Negro de la Riestra” en la Costanera

El viernes por la noche en el Mercado de Zárate – Ciudad del Tango ubicado en la avenida Costanera, en un emotivo acto el Intendente Osvaldo Cáffaro inauguró el galpón cultural “Costa Tango – Negro Carlos Hugo de la Riestra”.

El Municipio y la empresa Terminal Zárate lograron poner en valor uno de los galpones ubicado sobre el ex muelle fiscal donde el siglo pasado funcionó la aduana. El nuevo espacio cultural será destinado exclusivamente a la presentación de artistas locales de tango.

“Necesitamos anclarnos en el pasado para consolidar el futuro”, dijo el Intendente Cáffaro para graficar la importancia que tiene para su gobierno revalorizar nuestra identidad a través de la recuperación de esos antiguos edificios y convertirlos en espacios públicos para el desarrollo de la cultura.

El acto fue muy emotivo porque también se rindió homenaje al cantante Carlos Hugo de la Riestra. “El ‘Negro’ fue un cantor popular, muy querido por todos, que siempre tenía un chiste a flor de piel, y que siempre se identificó con Zárate”, aseguró Cáffaro.

Antes del corte de cinta, Mónica Expósito, hija de Virgilio, contó que su padre y su tío (Homero) fueron muy amigos del Negro y que se juntaban en su casa a cantar. También José Coló y su sobrina Silvana Gómez lo recordaron con cariño.

En el corte de cinta participaron el Intendente Cáffaro, el Presidente del HCD Ariel Ríos, el Gerente de RRHH de Terminal Zárate Marcelo Coletti, y familiares de De la Riestra.

Historia y una decisión política

Zárate forjó su identidad a orillas del río Paraná de Las Palmas.

Los primeros habitantes se establecieron a orillas del río aprovechando las ventajas del puerto natural para comercializar todo tipo de mercaderías.

En 1908 una ley nacional legitimizó la actividad comercial y el gobierno municipal construyó un nuevo muelle que reemplazaría a la pasarela existente. En ese año también se inauguró el servicio de ferry – boat, completándose el trazado del Ferrocarril Central Buenos Aires (luego Urquiza).

En las primeras décadas del siglo, el puerto alcanzó un importante movimiento de exportación, especialmente de carnes congeladas, cueros lanares y vacunos y demás productos de ganadería.

En la década de 1920 el movimiento comercial alcanzado obligó a las autoridades a construir un nuevo y amplio puerto de cabotaje que reemplazaría al de madera construido en 1908.

Junto al nuevo muelle fiscal –el mismo que vemos hoy- se construyeron dos grandes galpones, de fachada neocolonial, que servían a las actividades portuarias y se disponían en forma simétrica a ambos lados del muelle.

Uno de ellos fue demolido en 1981.

El otro edificio resistió los diferentes avatares de la política hasta que el 5 de septiembre de 2002 el Honorable Concejo Deliberante de Zárate sancionó la Ordenanza Nº 3348 declarando de Interés Municipal el edificio neocolonial ubicado en el Puerto que servía de base a las diversas actividades comerciales y de acopio que allí tenían lugar.

Dos años después la Ordenanza Nº 3481 designaba al Puerto de Zárate como “Sitio de Interés Histórico y Patrimonial”.

Además, por ley provincial N° 13.861 el predio que ocupa el Puerto de Zárate fue declarado Lugar y Bien de Interés Histórico incorporado al Patrimonio Cultural de la Provincia de Buenos Aires, bajo el marco de la Ley 10.419 no sólo por haber sido el enclave fundamental para el desarrollo productivo de la región sino también por haber estado vinculado a la defensa de nuestra Soberanía Nacional, donde las acciones conjuntas de las fuerzas militares patriotas y de las milicias civiles se plasmaran en un heroico triunfo por sobre los invasores extranjeros, en épocas del Bloqueo Francés al Río de la Plata y al Río Paraná.

El Intendente Osvaldo Cáffaro siempre incluyó este sector de la ciudad en su Master Plan Costanera. Tras varios años de gestiones con el gobierno provincial logró que sobre el viejo muelle fiscal se pudiera invertir en un emprendimiento turístico-gastronómico a través de una inversión pública – privada. El proyecto ya incluía al galpón que funcionaba como depósito.

A principios de 2015 se abrió el Mercado de Zárate – Ciudad del Tango convirtiéndose en pocos meses en lugar de encuentro tanto para zarateños como para turistas. Y a fines de ese año el Intendente Cáffaro firmó el Acta de toma de posesión del predio del Puerto de Zárate con Luis Herrera, administrador de la Delegación Portuaria Paraná Inferior del Ministerio de Producción, Ciencia y Tecnología de la provincia de Buenos Aires.

El antiguo galpón, ubicado sobre la avenida Costanera e Hipólito Yrigoyen, ya estaba siendo utilizado como espacio cultural pero a partir de entonces el Municipio podría ponerlo en valor con el asesoramiento de especialistas ya que se trata de un edificio histórico con gran valor arquitectónico y cultural.

En esta etapa, cuya inversión fue de aproximadamente 5 millones 200 mil de pesos, el objetivo fue que el edificio luzca tal cual como cuando fue inaugurado a principios del siglo XX. Se eliminó el depósito, se construyeron baños, se reparó el techo, las aberturas, las paredes y la cubierta que ahora lucen igual a cuando fue inaugurado hace más de 100 años.

Además, se edificó un entrepiso para posibles oficinas y un deck. Su interior totalmente restaurado quedó más amplio y con mejores posibilidades para que allí se desarrollen todo tipo de actividades culturales o turísticas, entre otras.

El Negro

En esos años de ebullición económica, pero también social y cultural, el tango se estableció como nuestra música popular. En aquella apasionada década del ’20 el ritmo del 2×4 se silbaba en el puerto, se cantaba en los arrabales, y se bailaba en los burdeles.

Fue una década prolífera y la juventud vivía una efervescencia cultural. Fue entonces cuando Natalio Dionisio Gómez, más conocido como Carlos Hugo de la Riestra, formó su identidad e imaginó su futuro como cantor de tangos.

Nació el 22 de agosto de 1922 en Lima. Fue canillita y vendía diarios en la esquina de la  Confitería “Mimo”, donde uno de sus clientes era Manuel Juan Expósito, padre de Homero y Virgilio. En la zona también estaba el ex Teatro Argentino, el salón destinado a reuniones danzantes de la Sociedad Francesa, el Teatro Coliseo, y decenas de bares donde se presentaban los cantores  locales y algunos del panorama nacional. En aquella geografía, el “Negro” se abrazaría definitivamente al tango.

En marzo de 1941 se realizó en el Club Defensores Unidos de Zárate un concurso de cantores y Natalio Gómez obtuvo el primer puesto cantando el tango “Vencido”, de Orestes Cúfaro y Héctor Gagliardi. El premio de ese certamen era poder participar en un programa de Radio Argentina, auspiciado por una conocida marca de jabón de lavar la ropa.

Gracias a aquel certamen, Natalio Gómez debutó en la radiofonía nacional el 6 de mayo de 1941, y en enero de 1944 cantó por primera vez en Radio “El Mundo y también por Radio Splendid.

A mediados del año ’47, Natalio Gómez eligió su seudónimo: Carlos Hugo de la Riestra, tomado en parte del nombre verdadero del cantante “Charlo”, a quien admiraba como intérprete.

A partir de entonces comenzó una carrera llena de éxitos que lo llevaron a giras por diferentes provincias y a actuar en las principales radios. A lo largo de su trayectoria como intérprete dejó para la posteridad algunos registros discográficos que permiten recordar su estilo inconfundible y su bien afinada voz.

Carlos Hugo de la Riestra falleció en Buenos Aires el 6 de junio de 1999 y hoy Zárate le brinda este merecido homenaje.



Dejá tu Comentario