unnamed

LUZ Y FUERZA EXPLICA PORQUE PARA EN ATUCHA I

Este fin de 2016, encuentra al Sindicato Luz y Fuerza de Zárate realizando un paro en la Central Nuclear Atucha I. Discriminación sindical, violencia laboral y avance sobre derechos colectivos, motivan los principales reclamos.

Ayer, 30 de diciembre de 2016, el Sindicato de Luz y Fuerza de Zárate cumplió 29 años de existencia. Lo inauguró iniciando un paro de actividades en la Central Nuclear Atucha I, medida que hace años no se toma en dicha planta y que es impulsada por una serie de largos reclamos desatendidos no sólo por Nucleoeléctrica Argentina Sociedad Anónima (NASA) sino también por el Ministerio de Trabajo de la Nación, “que no ejecutó su rol mediador convocando a las partes a arribar un acuerdo”.

Diez días pasaron desde que la Asamblea Extraordinaria definió realizar la huelga, en caso de no contar con respuesta alguna. Las autoridades contaron con doscientas cuarenta horas para ejecutar las acciones pertinentes para resolver el conflicto y así evitar el paro. No hubo comunicación alguna, sólo para amenazas por parte de NASA”, señalaron desde el sindicato. Todas y cada una de las motivaciones que expresó el gremio, fueron planteadas con anterioridad (en algunos casos hace meses y años) e incluso forman parte de expedientes en trámite en el Ministerio de Trabajo de la Nación.

Los principales reclamos de la institución gremial, con Personería Gremial vigente  N°1669, obtenida conforma a la Secretaría Interlocutoria de CNAT Sala VIII N° 25801, están vinculados a “cuestiones elementales”, afirmaron.

En primera instancia, la existencia de “un diálogo resolutivo con compromisos expresos” por parte de la firma, que parece negarse a plasmar en actas las problemáticas planteadas arguyendo que  “este Sindicato no resulta habilitado para discutir cuestiones que tengan que ver con el colectivo de trabajadores”.

Como entidad gremial con casi 30 años de trayectoria y personería legal vigente, Luz y Fuerza de Zárate exige la “inclusión en la mesa negociadora colectiva de NASA”. Y recordaron que “la legislación aplicable en la materia nos habilita a negociar colectivamente en igualdad de condiciones que con los restantes Sindicatos que gozan de Personería Gremial con actuación en NASA”.

Actitudes coactivas, maltratos al personal, abusos de autoridad, extralimitaciones en las facultades de organización y dirección, acciones discriminatorias, exclusiones, subestimaciones y faltas de respeto hacia los trabajadores y sus representantes, son parte del combo denunciado en otro punto de reclamo: la violencia laboral aplicada por la empresa, “según las apreciaciones de la propia Oficina de Asesoramiento sobre la Violencia Laboral, dependiente del M.T.E.Y.S.S”.

Además, denunciaron que se utiliza “sin restricciones e imprudentemente al personal ‘especializado’ que integra las Guardias de Disponibilidad para hacer cualquier tipo de tareas, bajo la excusa de que la finalidad expresada en el acto administrativo (Disposición) que da origen a dichas Guardias, era justamente realizar tareas generales”.

Por todo lo dicho, Responsabilizamos a la empresa por todos estos casos de violencia física y laboral, por los actos discriminatorios, por las persecuciones y abusos de autoridad, y especialmente por las consecuencias que de ello se deriven, exhortándolos a abstenerse de continuar con este tipo de políticas y/o de enmascarar su falta de previsión o voluntad, atribuyendo falsamente responsabilidad a los trabajadores que participan en el presente y anunciado conflicto, ante la potencial afectación del suministro de energía”, explicaron desde el Sindicato.

Recordaron además que la Central Atucha II permanece fuera de servicio hace días por problemas ajenos al conflicto gremial.



Dejá tu Comentario