arreglo de veredas 2

INSPECCIONAN Y SOLICITAN REPARACIÓN DE VEREDAS

En marzo la Subsecretaría de Control e Inspección General de la Municipalidad de Zárate comenzó una nueva campaña de inspección en las veredas de la ciudad. El objetivo es que los vecinos las reparen si significan un peligro para el transeúnte.

Según se detalló, muchos vecinos que recibieron la notificación ya comenzaron con la reparación de las veredas.

“Hemos observado la buena predisposición de los vecinos que han sido notificados”, sostuvieron desde dicha área municipal.

Las veredas deterioradas no sólo repercuten en el aspecto estético del lugar, sino que configuran un serio riesgo para el transeúnte en general y de manera particular para las personas mayores, generando además una barrera infranqueable para personas con capacidades diferentes.

Las veredas en mal estado son uno de los reclamos ciudadanos más usuales en la Oficina del Vecino y en los diversos medios de comunicación.

Los no cumplimientos de estas notificaciones son pasibles de sanciones, normadas en Ordenanzas Municipales (N° 2694 art. 133 y 134).

Ya el año pasado se había llevado a cabo una campaña similar en la que se logró que el 30% de los frentistas notificados repararan sus veredas.

En aquel caso, las respuestas positivas alcanzaron el 80% cuando se trató del retiro de ramas, escombros, arena y suciedad en general.

La responsabilidad en lo referente a construcción, mantenimiento y conservación de veredas es del vecino propietario frentista. Sin embargo, desde la Subsecretaría resaltaron que estos controles no tienen como objetivo sancionar o labrar infracciones a los vecinos, sino trabajar en conjunto para mejorar la ciudad.

Por otro lado, cada caso en particular es analizado detenidamente ya que no todos los frentistas están en condiciones de afrontar la inversión que requiere reparar la vereda.

En otro orden de cosas, los inspectores también controlan el arrojo de agua hacia la vía pública por pluviales; arrojar escombro, arena o montículos de tierra; abandono de terrenos baldíos; la tala sin autorización del arbolado público; falta de higiene en la vía pública; venta ilegal (manteros); y control de ocupación de la vía pública con mesas y sillas.



Dejá tu Comentario