soldatich_nicolas

DE LA DÉCADA GANADA A LA ERA DE HIELO II

El Dilema del Ajuste y el Acuerdo Nacional

Shock o Gradualismo ha sido la discusión de los últimos meses en la Argentina futura, esto a sepultado la opción de seguir con una metodológica basada en la administración de los desequilibrios que llevó al estancamiento y deterioro de todas las variables económicas.

Es importante apreciar, que en la discusión sobre la aplicabilidad de ambas propuestas, se coincide en el diagnóstico de los problemas, Déficit Fiscal, Atraso Cambiario, Recesión, Aumento del Endeudamiento, Atraso de Tarifas Públicas, Caída de la actividad Industrial, Sin Stock de Reservas en BCRA, Sin stock energético, Sin stock ganadero, Falta de generación de empleo, Capacidad ociosa en la Actividad Industrial, Aumento de la Pobreza, Recesión e Inflación (Estanflación).

Es curioso sabe que ya hemos pasado por una situación similar a final del ciclo Menemista en 1999, con la única diferencia que en ese entonces la economía no tenía cepo cambiario y había inflacion, esto último no lo empeora ni lo facilita, solo suma una dificultad más…

Hay algo que rescatar de este paralelismo, el gobierno que heredo la realidad que dejo el Menemismo (La Alianza), aplicó una política de administración de la crisis, podríamos bien llamarlo gradualismo homeopático, y esta forma de administración de la crisis termino en los acontecimientos del 2001.

Entre tantos desequilibrios actuales la falta de competitividad de todos los sectores productivos representa “El Desafío Ineludible” para el Gobierno Macrista, esta falta de competitividad sostenida, termino en una descontrolada Emisión de Pesos que actualmente llega a $570.000 millones el circulante o mas, que en 2010 era de $ 160.000 millones, si dividimos el circulante por el tipo de cambio oficial, las reservas equivalentes deberían ser de U$S 58.000 mil millones algo que esta muy lejos de la realidad, Esto nos obliga a bajar el nivel de pesos o aumentar el tipo de cambio.

Como salir de este enredo? es la gran pregunta, el shock o el gradualismo, han sido las opciones en danza durante la campaña, sin embargo vamos a enunciar una tercera como alternativa a las dos.

Cualquiera de las opciones que se opten debería contemplar un Plan Anti-Inflacionario, Corrección de Precios Relativos de la Economía, Equilibrio Fiscal, Superávit Comercial, Inserción Financiera Mundial.

El Shock, implica una devaluación Directa al Valor de competitividad (100%), Reducción del Gasto Público 30%, Eliminación de todos los Subsidios, Eliminación de todas las Retenciones, Suspensión de los adelantos del BCRA al Tesoro Nacional, Arreglo con los Bonistas y los fondos Buitres, Pacto Salarial no superior al 12%, Eliminación del Impuesto a las Ganancias para los Trabadores de menos de $25.000.- pesos, Eliminación del Cepo Cambiario, Aumento de los derechos de Importación Selectivas, Suba de la Tasa de Interés para inversiones Financieras y Baja para el consumo.

El Problema de este Modelo, se centra en el Corto plazo para tomar las medidas (100 días), se produciría un Ajuste por Recesión (aunque ya existe), tendría una mayor impacto en el salario, los precios y la actividad comercial interna, que debería quedar compensada por el aumento de las exportaciones, el ingreso de divisas y la estabilidad de precios y salarios. Solo se puede Practicar al Inicio de un nuevo Gobierno, medidas de este tipo lleva implícito un alto grado de Confianza, Liderazgo, Expectativas Positivas y gran Apoyo Político. “Ser Jefe del sector Político Gobernante es un factor muy Importante.”

El Gradualismo, implica una Devaluación Paulatina, Desaceleración del Gasto Público para no afectar el consumo, Eliminación Parcial y gradual de los Subsidios y Retenciones, Baja de la tasa de Inversión Pública, Mantenimiento del Cepo Cambiario en forma selectiva los primeros años, Plan Inflacionario basado en acuerdos General de Salarios y Precios, buscando aumentos no superiores del 20%, Reinserción Gradual a los mercados internacionales de crédito a partir del 2do. Años de Gestión.

El Problema de este Modelo es que demora mucho el proceso de Recuperación y Crecimiento (3 años), veamos lo que paso con la Alianza y el gobiernos entre el 1999 y 2001, Se mantendría la Estanflación, seria cero el Crecimiento en los primeros años, no se recuperarían los salarios y se estancaría el Consumo. Habría un alto grado de desgaste en la gobernabilidad por presiones salariales y conflictividad Social y se sostendrían las condiciones de desequilibrios en toda la economía por 2 años, esto implica alta emisión monetaria, altas tasas de interés y mayor endeudamiento, en pocas palabras “La Eternidad de Ajustes Homeopáticos, va tener que soportar una Estanflación prolongada y Costosa”

“La Alternativa Austral”

Dentro de los desequilibrios que hemos enumerado el Problema del Cepo, la Inflación, el Gasto Público y el Valor del Dólar son desequilibrios que exigen ser atendidos en simultaneidad. Si no se levanta el Cepo, no ingresan inversiones, sin aumento de la inversión extranjera no se recuperan dólares para las reservas y no se resuelve los problemas de inflación por restricción de oferta, sin embargo, levantar el cepo sin reducir la cantidad de pesos en el mercado, vía emisión de bonos, sean optativos, persuasivos o compulsivos, sería un enorme riesgo, los pesos se irían a un dólar que no existe físicamente, dispararía su valor, y terminaría impactando descontroladamente en los precios, reduciendo el principal motor del sostenimiento de la actividad económica, el consumo Interno.

Por otro lado, si no se baja el Gasto Público, será difícil bajar la emisión monetaria y como consecuencia la inflación, sin embargo una baja del gasto público, reduciría significativamente el consumo público y la inversión que este mismo hace, se verán afectados los subsidios, sin la baja o eliminación de ellos no se podrá restringir la emisión de pesos y conseguir con ello un valor del dólar razonable. Para unificar su valor en lo que hoy es el precio del Blue, debería bajar la cantidad de pesos circulantes en mas de 100.000 millones de pesos.

Por último, si no se modifica y se unifica el valor del dólar, no se van a poder corregir los precios relativos de la economía y ponerlos en función de los bienes exportables, buscando generar un aumento de la producción, el ingreso de dólares, volver al superávit comercial que permita financiar el gasto público sin de emisión monetaria, sin embargo, estas corrección de los precios relativos exigirá una política de compensación a las importaciones de insumos para la producción y la energía, que se verían encarecidos por el aumento del valor del dólar.

La situación es bien compleja, un desafío a la iniciativa, la innovación, la creatividad, el equilibrio, la prudencia, el dialogo, el acuerdo y la moderación. El shock y el gradualismo tienen sus problemas, quizás sea hora de elegir un camino intermedio, esta alternativa la llamaremos “La Resolución Austral”.

Las siguientes medidas que deberían tomarse es una devaluación inicial del 60% con flotación administrada, llegando al 2do. Año a un Valor de $20.-, Congelamiento del Gasto Público por 2 años, Eliminación selectiva de las Retenciones y todos los subsidios, Subsidios directos a la clase trabadora (simil Sube, se le deposita la cantidad del subsidio, Suba de los derechos de importación para bienes que se produzcan en el país, Suspensión de las Paritarias laborales por 1 año, Ampliación y actualización de todos los programas Sociales, Fijación de un aumento Salarial del 18% para 2016 y 12% para el 2017, Mantenimiento del Cepo durante 2016, Aumento de todos los precios de la economía en un 12% (incluye Combustibles, Servicios y Energía), Congelamiento de todos los precios de la economía por 2 años, posterior a los acuerdos de aumentos.

Quizás estas medidas pueden resultar duras, ingeniosas, audaces, etc.. Seguramente cada lector encontrara el mejor calificativo, sin embargo el secreto del éxito consiste en lo que consagra su mismo título, El Acuerdo Nacional, sin acuerdo de todos los sectores en su más amplio abanico, no se podrá llevar a cabo un plan como el propuesto, mediante este acuerdo se puede producir el congelamiento de la economía que garantice el menor impacto de todas estas medidas a la clase trabajadora, que constituye la enorme masa de consumo. A pesar de lo trágico que parezca no queda mas remedio después de la década ganada, pasar un pequeño purgatorio en la Era de Hielo.

 

Lic. Nicolas P.Soldatich

Economista – Consultor



Dejá tu Comentario