CCIZ

COMUNICADO DESDE EL CCIZ: “EL COMERCIO ILEGAL  Y LOS FLORISTAS”

El pasado fin de semana con motivo del Día de la Madre nuestra ciudad se vio invadida por vendedores ambulantes de flores que nos ofrecieron ramilletes y plantas.

Dichos vendedores eran, en su gran mayoría, traídos a Zarate en camionetas provenientes de Escobar por organizaciones dedicadas a este tipo de venta, dejados en las distintas esquinas, donde desarrollaban su labor.

Desde principios de la semana anterior, los comerciantes del rubro, estuvieron reclamando al municipio a través de este Centro del Comercio e Industrias, controles sobre esta venta ilegal. Cuando el Municipio actuó, a nuestro juicio bien pero quizás un poco tarde, la situación genero una batahola donde los vendedores arrojaron macetas contra los patrulleros y se resistieron a ser expulsados de su lo que ellos consideraban su justo derecho a desarrollar su trabajo.

Luego, al conocerse la noticia y las imágenes, se vertieron en redes sociales conceptos muy duros sobre el accionar de los inspectores. Esto nos merece algunas consideraciones:

a) el sector de venta de plantas y flores tiene al menos unos 15 comercios habilitados en Zarate que brindan trabajo en forma legal a unas 60 familias zarateñas. Es un comercio de todo el año con algunas fechas fuertes, una de ellas el Día de la Madre.

B) entendemos a quienes consideran que al actuar el Municipio castigo a gente que “solo desea trabajar”. Lo que solicitamos es que se nos entienda a nosotros: porque debemos permitir que nos “roben” en el momento que podemos hacer diferencia para sostener la actividad de todo el resto del año? Porque con el mismo criterio podemos entonces solicitar a cualquier trabajador de cualquier industria que permitan le recorten horas de trabajo (y el sueldo proporcional, obvio) para que sus tareas sean realizadas por otra gente, ajena a la actividad y a la comunidad, pero que “solo quiere trabajar”. Eso sí, las cargas sociales, jubilatorias y sus gastos fijos siguen inmutables, solo “donan” parte de sus salarios.

C) acciones como las descriptas son imposibles de defender cuando se las analiza con frialdad y se sale del lugar cómodo y común de pensar de que “solo quieren trabajar”. Eso está claro porque todos deseamos hacerlo pero debemos Ponernos en el lugar de quien pierde trabajo a manos de quienes ejercen el comercio ilegal para comprender los costos. Cuando significa una semana de trabajo en el salario de cualquier trabajador? Preguntemos nos, estamos dispuestos a renunciar a ese dinero en beneficio de otros sin protestar y exigir que se respeten nuestros derechos? Si la respuesta es SI por favor expliquen entonces porque todas las organizaciones gremiales exigen la derogación del Impuesto a la Ganancia sobre los salarios de los trabajadores. Que, en términos técnicos, solo  es la apropiación por parte del Estado de algunas horas de su trabajo mensual.

D) por último el comercio legal paga: tasas municipales de seguridad e higiene, contribuciones provinciales de Ingresos Brutos, impuestos nacionales de IVA, ganancias, tasas patronales, ART, seguros sobre los trabajadores. Y además seguros sobre mercadería, locales, alarmas y seguridad privada. Y todo eso “solo porque queremos trabajar” y seguir dando trabajo a nuestros empleados.

Entonces, estimado vecino, entendemos su deseo de comprar productos de calidad al mejor precio posible. Pero el comercio ilegal con su enorme porción de marginalidad, explotación, inseguridad y precariedad laboral no es nunca el camino.

 

Comisión Directiva.



Dejá tu Comentario