Se multiplican las acciones del Municipio ante la proliferación de microbasurales

204

La Secretaría de Servicios Públicos continúa con las tareas de erradicación de focos de acumulación de residuos que afectan a la comunidad y al medio ambiente.

Esta semana se trabajó en la limpieza de sitios de disposición ilegal de basura, que se habían generado tanto en la Avenida Anta, como en la intersección de Pividal y Laprida, zonas urbanizadas, cercanas a escuelas y en otros casos, de gran tránsito vehicular y peatonal.
“Trabajamos para que todos puedan vivir en un ambiente más saludable”, destacó Ana Laura Allemann, subsecretaria de Ambiente y Desarrollo Sostenible del Municipio, quien además hizo referencia al consumo de recursos que el área padece junto a Servicios Públicos debido a las reiteradas oportunidades en las que se debe intervenir: “Hay lugares que, en el transcurso de dos meses, limpiamos cinco o seis veces”.
Gran parte de los espacios intervenidos corresponden a sitios donde vecinos disponen sus residuos sólidos de forma incorrecta e indiscriminada, convirtiéndose en una práctica habitual que trae como consecuencia graves problemas para el medio ambiente y la salud de las personas, generando la proliferación de plagas y vectores de diversas enfermedades.
“El Municipio viene interviniendo en esa evolución; las áreas involucradas realizan el saneamiento, hablando con el vecino y trabajando en la toma de conciencia. Cuando la gente se involucra, baja increíblemente la suciedad en los barrios. Pero hay lugares en donde eso no sucede” agregó la funcionaria.
Por ello, las autoridades destacan la importancia de que los vecinos colaboren para mantener limpia la ciudad, arrojando los residuos únicamente en lugares permitidos.

Limpieza de microbasural lindante a la Escuela Primaria Nº 5
Desde el Consejo Escolar manifestaron también las acciones de saneamiento realizadas en el establecimiento ubicado en Pividal y Gral. Pinto, donde remarcaron que, la acumulación de residuos se genera constantemente. “Encontramos hasta restos de un auto, y la directora de la no podía abrir el portón de la escuela por donde salen los chicos porque lo impedía la basura”, explicó Mariana Vargas.
“Estamos viendo que esto se está repitiendo de una manera preocupante. Nos pasa en la Escuela Nº 5, en el Jardín Nº 917, en la Escuela Nº 23 que tenía hasta colchones en la vereda, en la Escuela Nº 10 con los cestos de residuos, y en el Jardín Nº 905 del FO.NA.VI. donde hasta restos de heladera había” agregó.
Asimismo, hizo un llamado a la concientización de toda la sociedad ante esta problemática: “Es necesario poder concientizar al vecino, y cuando hablo del vecino hablo en general, porque quizás vengan de otros lugares. Vamos a tener que trabajar de una manera más profunda porque va el Municipio y limpia, y a los días uno pasa y se repite la situación otra vez. El granito de arena lo tiene que aportar cada uno, es una cuestión de educación desde la casa”, concluyó.

Acciones para el cuidado del ambiente.
Es aconsejable disponer los residuos reciclables en los sitios que cuenta la ciudad para la separación en origen, y el tratamiento diferenciado y eficiente de los residuos.
El Municipio incentiva a los vecinos a utilizar los Puntos Verdes con el objetivo de adoptar las medidas necesarias que permitan un adecuado tratamiento de la basura reciclable (papel, cartón y tetrabrik, vidrio, plástico y metales) producida en Zárate y Lima. Los Puntos se encuentran en: Plaza Mitre (de ambas ciudades), Plaza Italia, Parque Urbano (4 sitios), Costanera (4 sitios), Plaza F. Mendía, Plaza Villa Fox, Plaza Bolivia, Mirador 9 de Julio, Espacio Verde de la Estación del FFCC Mitre, Plaza Smithfield, Plaza Gral. Manuel Belgrano, Parque de la Cruz, y Estación de Lima.
La Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sostenible también impulsa los programas Recopila (donde es posible depositar las pilas y baterías usadas que luego recibirán un tratamiento seguro y adecuado, en diversos comercios de Zárate y Lima) y el Plan Bio (que consiste en la recolección de aceite vegetal usado para utilizarlo en el proceso de fabricación del biodiesel), entre otras importantes acciones para el cuidado del ambiente.
Toda aquella persona que arroje residuos en terrenos baldíos no sólo está contaminando el suelo y el aire (con el riesgo de que los residuos sean incinerados y puedan derivar en la emisión de sustancias tóxicas), sino también está afectando la calidad de vida de los vecinos y cometiendo un delito.